Saltar al contenido
QUIEROCAKES – Recetas de repostería y cocina

Alimentación del niño con estreñimiento

dieta coherente

El estreñimiento supone otro de los problemas con los que habitualmente se enfrenta la población infantil. Supone entre un 3% y un 5% de las consultas pediátricas generales, y hasta un 25% del volumen de consultas especializadas en gastroenterología pediátrica. Aunque las causas orgánicas de este trastorno son múltiples, lo más frecuente es que sea una alteración de carácter funcional.

Frecuentemente los desencadenantes pueden ser: dietas pobres en fibra, o dietas pobres en líquidos, insuficiente aporte de nutrientes, factores sociales como el estrés, condiciones familiares, falta de horarios fijo de comidas…

La pérdida del reflejo de la evacuación supone la retención de las heces y su endurecimiento por reabsorción del agua en el intestino, formado un círculo vicioso que puede acabar con oclusión intestinal. Actualmente la Asociación Española de Pediatría se basa en algunos criterios para diagnosticar a un niño de estreñimiento. El diagnóstico ha de incluir al menos dos de los siguientes criterios, que deben presentarse como mínimo una vez por semana durante al menos dos meses:

  • Menos de tres deposiciones a la semana.
  • Al menos un episodio de incontinencia fecal por semana.
  • Existencia de posturas o actitudes retentivas para evitar la defecación.
  • Defecación dolorosa.
  • Heces de gran diámetro en el recto o palpables a nivel abdominal.
  • Deposiciones excesivamente voluminosas que obstruyen el W.C.

El mejor tratamiento consiste en facilitar el transito intestinal mediante dieta rica en fibra y la administración de enemas de limpieza.  Los laxantes ligeros, como los supositorios de glicerina, también pueden ayudar, pero hay que usarlos con precaución a fin de no alterar la absorción de determinados componentes de la dieta, como pueden ser las vitaminas liposolubles.  La duración de este tratamiento debe ser de unas dos semanas.

La prevención es la mejor forma de tratamiento. Se basa en la instauración de una dieta rica en fibra en forma de fruta, verdura y cereales con cáscara, que garanticen la ingesta diaria de aproximadamente 10 g de fibra; también debe ser abundante la ingesta de líquidos, aproximadamente 1,5 litros al día.

Cargando...

Es más adecuado hablar de “fibras” que de fibra, ya que según su procedencia tienen composición y propiedades fisicoquímicas diferentes.

Fibra soluble: son de este tipo las gomas, mucílagos y sustancias pécticas. Están muy representadas en la fruta, las legumbres y los cereales. La mayor parte de ellas son fermentadas y no poseen apenas efectos sobre el peso fecal.

Fibras insolubles: son la celulosa y la lignina, principalmente. Los cereales integrales, el centeno y los productos derivados del arroz son sus fuentes principales. Este tipo de fibras sí aumentan la motilidad intestinal e influyen en la velocidad del vaciamiento gástrico.

Cargando...

Medidas de reeducación intestinal:

  • Enseñar al niño a no “aguantar” y obedecer rápidamente el deseo de defecar.
  • Intentar conseguir la evacuación diaria. Establecer un momento en el día, procurando que sea la misma hora todos los días, en que el niño esté relajado; si no se consigue, se administrará un enema de limpieza.
  • Desayunar adecuadamente para iniciar el reflejo gastrocólico.
  • Se aconseja realizar ejercicio físico diario.
  • Cocinar con aceite de oliva , incluso añadir una cucharada extra.

Seguir una Dieta Coherente facilitará la regulación intestinal y este problema desaparecerá haciendo que la visita al cuarto de baño no sea un problema.

No lo pienses más, únete al movimiento Coher!

Loading...
Cargando...
Hola te invitamos a conocer QUE DIVINO ¡El sitio en dónde está todo lo que te gusta! QUIERO VER