Saltar al contenido
QUIEROCAKES – Recetas de repostería y cocina

¿Cómo prepararte para un embarazo saludable?

ingrid poka

Si quieres ser mama, es tiempo de que vayas preparando el cuerpo para albergar a tu bebé con buen estado de salud, y evitar complicaciones.  Rompe  los malos hábitos y concentrate en los alimentos que contribuyen a la fertilidad. Conoce cuáles son las comidas saboteadoras.

Alimentación balanceada y embarazo van de la mano, así que si estás en la búsqueda, este es el momento de reorientar tus delineamientos de nutrición, pues las frutas, las verduras y otros son tus mejores aliados para hacer el encargo.

Para que las posibilidades sean mayores de dar positivo en tu intento, en primer lugar se recomienda el consumo de la vitamina C.  Por ejemplo, naranja, pomelo, mandarina, frutilla y otras frutas ricas en dicha vitamina. Aumenta el consumo de calcio, ácido fólico y el hierro. Dile ¡no! Al alcohol y el cigarrillo; y toma mucho agua, porque tu organismo la requerirá.

Ponte  a punto con estas consideraciones que recomienda la nutricionista Ingrid Poka, quien explica que existen alimentos que contribuyen sobremanera a la fertilidad. “Existen diversidad de alimentos que nos brinda la naturaleza, y que pueden ayudarnos a concebir. Podemos citar a las frutas y las verduras de vivos colores rojo, amarillo y verde, tales como naranja, frutilla, sandía, mamón, durazno, pomelo, mango, aguacate, piña, ciruela, kiwi y limón …”.

Entre las verduras están el berro, lechuga, tomate, brócoli, pepino, locote verde, locote rojo, locote amarillo, cebollita de hoja, perejil, apio, zanahoria, tomate, puerros, choclo, arvejas, zapallo y zapallito.

Cargando...

Así como la alimentación previa y durante el embarazo es de suma importancia, lograr el peso ideal y, asimismo, el índice de masa corporal exacto son fundamentales, pues cualquier extremo o desequilibrio, especialmente en el IMC, pueden sabotear tus planes de ser mamá.   Señala la profesional que “el IMC entre 18,5 y 24,5 son considerados peso normal, pues una mujer con bajo peso puede encontrarse con una disminución en la producción de GnRH (hormona liberadora de gonadotropina) y esto afecta la ovulación, a veces irregularizándola o hasta interrumpiéndola. Otra parte afectada por la disminución de la hormona arriba citada es que el endometrio no podría aceptar la implantación del embrión. En síntesis, se reducen las posibilidades de embarazo. En el caso contrario, una mujer con sobrepeso puede ser estéril por no ovular, como que el cuerpo adquiere una resistencia a las gonadotropinas (GnRH), además, el exceso de insulina puede también ocasionar una ovulación irregular”.

Ponte las pilas. Estas dos vitaminas son especialmente necesarias: hierro y calcio, que las encontrarás en abundancia en frutas y hortalizas. Para el calcio: brócoli, cebolla, espinaca, espárrago, coliflor y repollo. Para hierro: todas aquellas verduras de hojas verdes: lechuga, berro, cebollita de hoja, perejil, puerros, acelga, espinaca. “Cuanto más verde oscuro sean, mayor cantidad de hierro contienen. Las frutas con alto contenido de hierro son los frutos secos tales como almendras, nueces, y en menor medida frutas como manzana, pera, naranja, frutilla. Hay que tener en cuenta que el hierro es mejor asimilado, acompañado de la vitamina C, así que una combinación perfecta para una buena asimilación del hierro sería por ejemplo, un puñado de almendras y nueces con un vaso de jugo de naranja puro”, describe Poka, y agrega que “las frutas tienen bajo contenido de calcio, excepto, obviamente, los frutos secos que sí poseen excelente cantidad de dichos nutrientes, almendras, nueces, maníes. Hasta se puede disminuir el consumo de leche consumiendo dichos alimentos”.

Pensar en embarazo es pensar primeramente en ácido fólico. Esta vitamina del complejo B se encuentra en una serie de alimentos. Los médicos recomiendan consumirlo como suplemento, al menos un mes antes de ponerse a llamar a la cigüeña. Su acción previene malformaciones o defectos en los embriones, vinculados con la formación del cerebro y la médula espinal. “Los alimentos en los que encontramos ácido fólico son todos aquellos que provienen de los animales”, detalla. Por tanto, cuando vayas al supermercado en estos días, no dejes de cargar en tu carrito los siguientes: hígado vacuno y de pollo, legumbres tales como porotos San Francisco, poroto manteca, lentejas, la soja y verduras verdes; espinacas, acelgas, coliflor, brócoli, lechuga y berro. Incluí también cereales integrales como arroz integral, avena de trigo, germen de trigo, panificados integrales y maíz.  Entre las frutas: mamón, melón, banana y naranja.

Cargando...

Y aún hay más. Si el test ya dio ¡positivo! Los cuidados siguen, y acuerdate que a partir de este momento, debes comer bien por los dos, y ¡no comer por dos!

Para los primeros tres meses de gestación, recomienda “un incremento de vitaminas y minerales, consumir una dieta normal en cuanto a calorías, pero rica en nutrientes sanos tales como: arroz integral, pan integral, maíz, lentejas, poroto manteca, poroto San Francisco, polentas, almendras, nueces, semillas de lino, semillas de sésamo, semillas de girasol, yogur diet, quesos diet, espinacas, acelgas, berro, brócoli, coliflor, pepino, mandarina, naranja, pomelo y frutilla. La lista sigue con: sandía, banana, pera, manzana, ciruelas, mamón, locote verde, rojo, amarillo, cebolla, zapallo, zapallito, calabaza, fideos integrales, carnes magras como lomito o pechuga de pollo o pavo y pescados.

Imágen:  Ingrid Poka

Loading...
Cargando...
Hola te invitamos a conocer QUE DIVINO ¡El sitio en dónde está todo lo que te gusta! QUIERO VER