Saltar al contenido
QUIEROCAKES – Recetas de repostería y cocina

Dieta del bebé durante el primer año de vida

alimentación primer año de vida

alimentación primer año de vida

Durante el primer año de vida los niños crecen y se desarrollan más rápido que en ninguna otra época. En esta etapa van a tener que duplicar el peso de cuando nacieron en los 4 primeros meses y triplicarlo cuando cumplan un año. La alimentación debe adecuarse a estas necesidades y aportar los nutrientes necesarios (ver más información sobre nutrición).

A los 4 ó 6 meses la leche con la que se ha alimentado el bebé pasa a ser insuficiente y hay que complentarla con comida sólida.  Esta fase no se debe comenzar antes de los 4 meses y no después de los 6 meses. Esta etapa recibe el nombre de Beikost o alimentación complementaria.

En esta edad la leche sigue siendo muy importante, la mitad de los requerimientos nutricionales serán cubiertos con no menos de 500 ml de leche al día.

Los nuevos alimentos se irán introduciendo de forma paulatina, es conveniente no introducir más de un alimento nuevo cada día y mejor a la hora de la comida que a la de la cena. Iremos probando así la tolerancia del niño a los nuevos alimentos. Esperaremos hasta que cumpla un año para incorporar los alimentos más alergénicos como los frutos secos o marisco, si además el niño es atópico tendremos especial cuidado.

Existe controversia con la introducción del gluten, tradicionalmente no se incorporaba hasta los 8 o 9 meses pero las últimas investigaciones apuntan a que una introducción más temprana puede disminuir la incidencia de la enfermedad celíaca. Incluso se empieza a hablar de introducir los cereales junto  a la lactancia materna a partir de los 5-6 meses para mejorar su digestibilidad. Nuestra recomendación es que tengáis en cuenta el criterio del pediatra pues es el que os podrá recomendar lo mejor para vuestro bebe en función de las últimas investigaciones y consensos científicos.

[wc_box color=”primary” text_align=”left”]

Con respecto al huevo sigue este

esquema de introducción

Semana 1:

¼ yema 2 veces a la semana

Semana 2:

2/4 yema dos veces/semana

Semana 3:

¾ yema dos veces/semana

Semana 4:

1 yema entera 1vez semana

Semana 5:

¼ yema + ¼ clara

Semana 6:

2/4  yema +2/4 clara

Semana 7:

¾ yema +3/4 clara

Semana 8:

1 huevo entero

A los 18 meses

Puede comer un huevo frito

[/wc_box]

La leche de vaca, cuando se introduzca debe ser entera, por su aporte de vitaminas liposolubles, salvo recomendación médica. Nunca se introducirá antes del año. Es recomendable seguir con la leche de continuación hasta los dos años o leche de crecimiento, pero no es imprescindible.

Los cereales se deben introducir alrededor de los 4-6 meses, primero serán sin gluten añadiendo 1-2 cucharaditas en cada biberón dos veces al día.

Emplea frutas jugosas como naranja, manzana, pera, uva y plátano. Se empezará a partir de los 4-6 meses con una papilla de frutas, nunca sustituyendo a una toma de leche, sino complementándola, para garantizar el aporte adecuado de proteínas.

Las verduras se irán introduciendo a partir de los 6 meses, en puré, complementadas con biberón y luego sustituyendo la leche por 10-15 g de carne o pollo. Al principio puerro, patatas, acelgas, judías verdes, calabacín, zanahoria. Añade una cucharada de aceite de oliva al puré.

Al introducir la carne empezaremos por el pollo y nunca antes de los seis meses, 10-15 g y aumentando 10-15 g por mes. Posteriormente se introduce la ternera y el cordero. No conviene dar a los niños vísceras. Usa carne preferiblemente menos grasa.

Es conveniente empezar por pescados magros o blancos. No antes de los 8-9 meses de edad. Combinaremos esta proteína con la carne a días alternos.

Los huevos nunca deben tomarse crudos, se comenzará por la introducción de la yema cocida a los 12 meses según el esquema comentado.

Las legumbres se pueden añadir al puré de verduras a partir de los 12 meses, si se mezclan con arroz, u otros cereales, sustituyen a la carne, pescado y huevos, se tomarán dos veces por semana.

Yogures a partir del 9 mes, como complemento o mezclado con la papilla de frutas. Pueden ser de sabores o naturales. Algunos pediatras recomiendan empezar por los de leche de continuación.

Recuerda que no es recomendable el consumo de azúcar ni de sal ya que el paladar del bebé se educa con lo dulce y lo salado.Al introducir la comida sólida hay que acordarse de incorporar el agua, la hidratación es fundamental una vez que los niños empiezan a comer por lo tanto hay que ofrecérsela a lo largo del día. Aumenta su oferta si el niño está enfermo, con fiebre o diarrea.

Imagen: Thomas