Una imagen vale más que mil palabras

El tema de la alimentación, cómo comemos, cuánto comemos, que debemos comer, el peso saludable, la obesidad infantil …  y muchas otras preguntas es un tema muy complejo para las personas en general y para los papás en concreto.

Por eso el propósito de esta serie de post es dar consejos prácticos y sencillos que nos ayuden a comer bien, que se puedan aplicar a todas las personas en todos los lugares y a todas las horas, es decir, que los podamos usar en nuestra casa a diario o si vamos a comer fuera de casa o casa de nuestros familiares, ya sea a la hora de comer o cenar y que sean aptos para nosotros y para nuestros hijos.

El título de este post es Una imagen que vale más que mil palabras. Y nuestra imagen es el plato saludable: 

Se resume de forma fácil y sencilla cual debe de ser nuestro día a día en las comidas y en las cenas.  La idea del plato es que en una misma toma se tomen distintos alimentos, así obtendremos la mayor variedad de nutrientes posible.

La primera mitad se compone de futas y verduras:

  • La parte que se corresponde a las verduras debe de incluir verduras de todos los colores, rojos, naranjas, verdes…pueden ser tipo ensalada o cocinadas, frescos o congelados.
  • Las frutas las podemos incluir en la comida (como por ejemplo ensalada de fresa y mozzarella) pero si preferimos no juntar la verdura con la fruta, la parte de la fruta se correspondería al postre. En este caso es una porción de fruta.

La segunda  mitad se compone de granos y proteínas:

  • La parte de granos o cereales se refiere al pan, al arroz, la pasta, los fideos…la recomendación es que sean integrales. Normalmente los solemos tomar enteros pero los integrales nos aportan más cantidad de fibra. Cualquier cambio en la alimentación hay que hacerlo poco a poco y gradualmente, por eso una buena técnica para introducir los cereales integrales es empezar a tomarlos una vez a la semana, por ejemplo empezamos comiendo una vez a la semana macarrones integrales con brócoli y gambas o  cambiando el pan normal por pan integral. Cuando todos los miembros de la casa se hayan hecho a ese cambio vamos aumentando el número de veces que consumimos  cereales integrales a la semana.
  • La otra parte se corresponde a las proteínas que son la carne, las aves, el pescado, las legumbres y el huevo. Al menos dos veces a la semana debemos de tomar de legumbres y otras dos veces pescado… (puede parecer difícil si no se suele hacer así, pero como he comentado antes los cambios es mejor si los hacemos poco a poco).

Y ya por último nos queda la ración de lácteos que puede ser un vaso de leche, un yogur …

La idea del plato es poder comer de todo, pero no por ello tenemos que olvidar el placer de la comida.

Todos los elementos del plato se pueden juntar, así por ejemplo podemos tomarnos un plato de macarrones con pollo y pimiento rojo y de postre una pera. O un arroz tres delicias con huevo, zanahoria y guisantes y de postre un yogur.

Lo importante es seguir el tamaño de la ración recomendada para cada alimento.

Puedes preparar por ejemplo los siguientes menues:

  1. Arroz integral acompañado de ensalada y solomillo.  Y como postre fresas y un vaso de leche.
  2. Ensalada de brócoli con pavo asado y rollitos integrales de verduras.
  3. Arroz con carne acompañado de brócoli asado y de postre sandía.
  4. Rollitos de verduras con pollo acompañados de pimiento rojo y amarillo y de postre frutas del bosque.
  5. Macarrones con verduras y pollo.

Animaros a decirnos cuál es vuestro plato saludable ¡seguro que tenéis uno en mente!

Imagen: www.foodmyplate.gov

Deja un comentario

Suscríbete GRATIS a nuestro Newsletter
Suscríbete GRATIS a nuestro Newsletter exclusivoRecetas seleccionadas en tu eMail todos los días

Accede a contenidos especialmente pensados para ti por nuestras expertas.

No te pierdas esta oportunidad única de acceder a tu membresía BLACK

¡Esta OPORTUNIDAD es por tiempo limitado!

31 Trucos que te ayudarán a cocinar más fácil ➜QUIERO VER