Cine y nutrición |El robot WALL-E nos habla de alimentación

WALL-E

¿Te apetece ver una gran película en familia?  El cine nos entretiene pero también puede ser un gran vehículo para hacernos llegar grandes mensajes. Mensajes de amor, solidaridad, pasión, lucha, amistad, incluso también de salud y nutrición. Sobre estos dos últimos temas hay una película para todos los públicos que, además de ser divertida y entrañable, tiene mucho que decir, os hablo de WALL·E (Disney). En ella el protagonista es un  gracioso robot que limpia nuestro planeta Tierra que, está tan contaminado y lleno de basura, que se ha vuelto inhabitable y los humanos viven desde hace centenares de años en una nave espacial a la espera de poder volver algún día.

Es un film muy potente, que habla del medio ambiente, de la alimentación y de la salud, pero sobre todo del amor a los seres vivos y del amor en sí mismo.  ¿Aún no la habéis visto? Cautivadora y divertida, esta película hace una muy buena crítica a nuestro estilo de vida sedentario y a las consecuencias que esto tiene para la salud. La vida de los personajes en la nave espacial es muy particular, todos se desplazan con unas sillas-vehículo que hacen que no sea necesario ningún tipo de movimiento ni actividad física. Ni siquiera para mirarse unos a los otros! Las personas van continuamente mirando una pantalla que tienen adaptada en su silla-vehículo, con la que se comunican entre ellos sin tener que mirarse directamente unos a otros… exagerado pero no lejos de lo que ya nos está pasando, no? Para comer, los humanos han diseñado un batido como alimento único que toman con una caña varias veces al día, con la única variación del color del vaso, rojo o azul.

Debido a esta alimentación monótona y a la falta de actividad física los humanos que, generación tras generación han vivido en la nave, han ido perdiendo masa ósea, masa muscular y han ido ganando masa grasa.

Hay un momento de la película en que se muestra esta evolución con fotos de generaciones de comandantes de la nave. Esta escena lejos de ser solo anecdótica, es muy potente. La especie humana ha destrozado su entorno natural, se ha tenido que procurar un entorno completamente artificial, con una vida sedentaria y con una alimentación pésima y el resultado es impactante. También lo es otro momento de la película que vuelve a incidir en este tema cuando los personajes se caen de las sillas-vehículo que los transportan y se dan cuenta de que no pueden andar, casi ni levantarse, tienen gran dificultad para moverse pues han perdido una habilidad y unas condiciones físicas por la falta de “uso”. Y como estas muchas más escenas que transmiten un mensaje evidente y para nada trivial. Si no la habéis visto, merece la pena por todo esto que os cuento y por el buen rato de risas que vais a pasar, y si ya la habéis visto, repetid, volveréis a reír y descubriréis detalles en los que quizás no habíais reparado.

Y aquí la moraleja y mi recomendación. No dudéis ni un momento en dar la mejor alimentación a vuestros hijos, con gran variedad de alimentos, para que tengan todos los nutrientes que necesitan para crecer y estar sanos. Además, es sumamente importante que los niños (y los adultos claro) hagan actividad física y actividades al aire libre, pues estos dos factores son básicos para el buen crecimiento de los huesos y de la musculatura. Y más allá de todo esto, con una buena alimentación, una adecuada actividad física, y diversión al aire libre conseguiréis otros beneficios: niños felices, sensibles, respetuosos y despiertos. Educar en salud es un valor para toda la vida, ¿por qué no regalarlo?

Imagen: http://disney.wikia.com/wiki/WALL-E_(character)

Deja un comentario