Sep 5, 2018
1756 Views
Comentarios desactivados en ADELGAZAR: La mejor dieta de todas se hace en familia ¡Todos los tips!

ADELGAZAR: La mejor dieta de todas se hace en familia ¡Todos los tips!

Written by

Te vamos a dar todos los tips para continuar con tus planes de adelgazamiento siempre y que ya nunca más abandones tu dieta ni siquiera en las vacaciones ¡Los consejos que te vamos a dar hoy son para siempre!

Ya se acerca el verano en el hemisferio sur, y si por algo se caracterizan las temperaturas estivales es por de días de playa, las ansiadas vacaciones y por los cambios en las rutinas diarias en especial si tienes niños.

Esta notas se presenta con un enfoque diferente e integrador, ya que apunta a toda la familia y no solo a los adultos porque estamos convencidos de que la buena alimentación y los buenos resultados de una dieta para adelgazar no dependen de soluciones mágicas hechas en soledad, sino de una alimentación saludable en familia.

A continuación vamos a darte todos los tips para que mantengas un peso saludable en vacaciones alimentándote y alimentando a tus peques de manera correcta.

7 Claves para alimentarse bien e incluso bajar de peso en las próximas vacaciones

Adelgazar en vacaciones

En vacaciones muchas de nosotras tenemos tenemos niños y hasta inclusive una pareja, marido o peor es nada 🤣🤣🤣  El asunto es que los niños pasarán más tiempo en casa y hay que adaptarse a la nueva situación.

¿Es posible también en verano mantener unas pautas saludables?  Con ayuda de toda la familia es más fácil

La respuesta es sí.  Es posible y no solo eso sino que es recomendable que sigan con dichas pautas los adultos y además, educar a los más peques de la casa, para que sigan con sus rutinas de alimentación incluso en el período vacacional.

La llegada del verano no tiene que suponer un cambio en los buenos hábitos de alimentación.

En vacaciones tener a los  niños más tiempo en casa, se puede convertir en un auténtico quebradero de cabeza para adaptar los menús a las necesidades y gustos de los más pequeños.

Sin embargo, no debemos olvidar que las necesidades nutricionales de los niños al igual que las de los adultos son las mismas en todas las épocas del año, aunque sí es cierto, que la selección de los alimentos puede variar.

Por ejemplo, consumir más platos fríos se hace más apetecible por el calor, y para ello nada mejor que aprovechar las frutas y verduras de temporada.

Hemos preparado una serie de pautas alimentarias para que te ayudarán a ti y a tu familia a seguir manteniendo estos hábitos saludables, incluso en verano.

Las claves

1) Cuando menos es más

Podemos preparar platos únicos y completos que incluyan varios alimentos como; patatas, hortalizas, verduras, pescados, carnes o huevos y tratar de hacer una única comida para toda la familia, el truco consiste en presentar los platos de modo colorista, aprovechando los alimentos de temporada para que les resulten más apetecibles. En verano uno de los problemas a los que se enfrentan los padres es a la inapetencia de los niños y si les presentas algo nutritivo de manera divertida aumentan tus probabilidades de que se alimenten saludablemente.

Es mucho más fácil que los niños coman un solo plato completo y nutritivo compartido con toda la familia.

Sí, por el contrario le preparamos un primer plato y segundo, corremos el riesgo que sólo coman uno de ellos y que no les estemos asegurando todos los nutrientes que necesitan.

Organizar las comidas de esta forma hará que toda la familia se alimente de forma saludable, variada y completa.

2) Salir de la monotonía

Salir de la monotonía es importante para que no nos aburramos de la dieta, si tenés niños es importante que les enseñes desde pequeños a descubrir nuevos alimentos y formas diferentes de comerlos.

Aprovechemos el verano para potenciar el consumo de alimentos crudos, sin necesidad de freírlos para comerlos, las fritura no son recomendables si quieres adelgazar y tampoco son buenas para los niños, de esta forma se benefician todos en la casa.

Varias ideas en este sentido serían las ensaladas de verano, con tantas opciones como posibilidades hay. Ensaladas de patata, aguacate, tomate, huevo, atún y/o salmón ahumado, puede ser una forma que coman patatas y pescado sin necesidad de freírlos.

 3)  Los protagonistas del verano

Frutas y verduras deben ser los verdaderos protagonistas del verano.  Con el calor se aumenta el consumo de líquidos, y en este sentido sería buena idea aprovechar sencillas preparaciones a base de zumos, batidos o licuados de frutas y verduras.  Incluso ricas y refrescantes ensaladas de frutas  pueden ser excelentes meriendas.

 4) Ni premio ni castigo

Lo que para ti puede ser un permitido o una comida premio en medio de una dieta de adelgazamiento debe quedar reservado solo a los adultos ¡Date un permitido de vez en cuando, comete algo rico con crema, un helado o cualquier otro que te tiente!

Pero mucho cuidado.  Esto no aplica con los chicos ya que es importante que no asociemos los alimentos como premio o castigo.

En estas fechas de vacaciones pasaremos más tiempo con los niños y eso puede llegar a hacer perder en muchas ocasiones los nervios, pero es importante que no les premies con un helado cuando se portan bien y les castigues cuando se porta mal ofreciéndoles de comer la verdura.

Esto les hace asociar el dulce como premio y las verduras como castigo, y no sería deseable que en el futuro se acostumbren a una dieta llena de dulces, grasas saturadas y azúcares.

 5) La bebida preferida

El agua debe ser la bebida por excelencia de tanto de los mayores como de los peques y hacer de ella tu preferida en cada momento.

Si tienen sed, lo ideal es que beban agua todos sin excepción grandes y chicos.

Además debes procurar que todos en la familia estén bien hidratados, en especial los niños porque a veces se pasan muchas horas al sol, y se olvidan de beber.

Para conseguir que se sientan atraídos por el agua, nada mejor que comprar envases tipo botellas de plástico con imágenes de sus héroes favoritos.

6) No seas como un policía con los niños, pero sí enséñales lo mejor para él

Si estamos en plan de adelgazamiento y tenemos niños es muy fácil sucumbir a los pedidos de los bajitos, que no paran de antojarse con helados y cosas dulces

Una cosa es que de vez en cuando les permitamos comer algunos alimentos como helados, granizados y otros alimentos de los que se consumen más en verano.  Pero otra muy diferente es que esos alimentos se conviertan en un hábito diario.  Obviamente mantener esa disciplina hará que nosotras tampoco hagamos desarreglos en nuestra dieta.

Para no tener que pasar el verano siendo un policía y tener que estar vigilando lo que comen tus hijos, es importante anticiparse y ofrecerles otras formas divertidas y sabrosas de comer helados.

¿Cómo? Por ejemplo; podemos hacer nuestros propios helados caseros a base de frutas. O utilizar yogures cremosos con frutas heladas troceadas. ¿Qué tal sería preparar un granizado con sandia y fresas? Seguro que no tendría nada que envidiar al típico granizado lleno de azúcares.

7)  Negociar sin prohibir

Cuando te privas de ciertos alimentos y se los prohibes a los chicos vas a estar siempre deseando ese objeto inalcanzable que tanto deseas pero sabes que no es bueno para tu dieta y además corres el riesgo de que los peques acaben adorando y deseando con todas sus fuerzas ese producto tabú para ellos.

Ten en cuenta que si a ti te cuesta decidirte acerca de comer saludablemente o decides comer comida chatarra sabiendo que es mala, en el caso de los niños, ellos no saben, ni pueden decidir lo que es bueno o malo para ellos.

Nuestra labor debe estar orientada a enseñarles, a explicarles el porqué de la alimentación saludable, pero para ello debes estar convencida tu misma de lo que les estás transmitiendo.

Tienes que discernir, acerca de cuales deben ser los alimentos que debes comer a diario y cuales los de forma eventual.  Con respecto a los chicos, la mejor forma de conseguirlo es negociar con ellos entre sus gustos y nuestras opciones saludables.

Conclusiones importantes

Así que ya sabes, este verano aprovecha para no desviarte de tu dieta y para enseñarles a los niños cómo mantener los buenos hábitos alimenticios.

  • Haz de estos momentos qué vais a compartir una oportunidad para inculcarles la importancia de comer sano.
  • Disfrutar, divertirse, estar de vacaciones no tiene porque ser sinónimo de comida basura, ni tampoco de romper rutinas que hemos adquirido en los meses atrás. Se puede comer sano y divertirse.
  • Para ello, nuestra labor será enseñarles a cómo hacerlo y eso nos va a ayudar a nosotros mismos a no cruzar la raya hacia el lado de la alimentación perjudicial.
  • Presenta las comidas con aspectos muy atractivos y coloridos. Predicando con tu ejemplo y dándole a probar alimentos nuevos a los peques.
  • Haz de las frutas y verduras las grandes protagonistas del verano.
  • Sin prohibir, sin castigar, enseñándoles que comer frutas no sólo es comerla entera, también a través de ricos zumos, batidos naturales o ricas ensaladas coloridas.
  • Y sí realmente quieres tener éxito para conseguirlo, nada mejor que pedirles a los chicos que colaboren en la elaboración de los menús. Dejándoles que estén en contacto con los alimentos, llevándolos a comprar, y enseñándoles a participar en la elaboración de sus propios platos.

¡Desde aquí os deseamos a todos un feliz y nutritivo verano!


Cargando...
Article Categories:
Nutrición

Apasionada Nutricionista con el apellido Tenedor. Experta cocinera en recetas de felicidad. Trabajo en Madrid y vivo en Lanzarote! Feliz de ser yo misma. Puedes visitarme en mi blog mariajosetenedor.com

Comments are closed.